Hoy no me puedo levantar: 10 razones

Especialmente destructivo me he levantado hoy. Y cansado. Tan hasta los cojones que tendría que haberme quedado en la cama.

Primero, una odisea en forma de nevisca y frenazos incontrolados para llegar a currar.

Segundo, no había ningún ordenador libre con el que desahogar mi rabia interior en forma de post.

Tercero, me he pasado la puta mañana pasando pruebas a limpio porque me voy a largar de allí y tengo que entregarlas antes de decirles, ufano: “Señores, ahí se quedan”. Y me da pena por algunas de las personas que allí trabajan. Porque no sé si las volveré a ver cuando me marche a mi nuevo destino manchego. En fin, recogeré los pedacitos de estoicidad gladiadora que me queda y los pegaré el día antes de la despedida. Los hombres no lloran, que dijo alguien.

Cuarto, se retrasa mi incorporación a mi nueva actividad profesional. 1 mes. Puta mierda. Bono, dales una colleja.

Quinto, hace un día de perros, de esos que agriarían su carácter campechano al Rey Don Juan Carlos si es que conoce el significado de esa palabra. Raikonen, por fin sé por qué eres casi tan maleducado e imbécil como Fernando Alonso.

Sexto, porque ser estoico no te arregla la vida en un día de estos en que NO te encanta ser hombre, sino que te cambiarías por un escarabajo pelotero, todo el día jugando entre mierda y sin nadie que te llame guarro. Con el calorcito que da el estiércol.

Séptimo (como el más nefasto Fernando que gobernó esta nación de quijotes), porque mañana no puedo ir a trabajar en coche y tengo que levantarme media hora antes para coger el bus de la empresa.

Octavo, porque se me acaba la pasta a pasos agigantados y necesito un nuevo chute de leuros.

Noveno, porque me ha llamado un subnormal de Digital + diciendome que me van a regalar chorripicientos canales hasta Mayo, llegado el cual pagaré una cuota aún más alta si es que no me doy de baja por teléfono. El único regalo mejor que podríais hacerme es una bomba lapa.

Décimo, porque mañana empieza la Primavera, pero el día de hoy pertenece al General Invierno. Y eso me deprime.

 Undécimo y último: porque me he pasado la tarde entera en casa, sin nada mejor que hacer. Al final lo he arreglado escribiendo esto. ¿Veis? Hoy ha sido un día horrible. Por eso lo mejor del día me pasa al final.

 PD: si viene mi menstruación a recordarme que no soy mujer, la pego un tiro. Y que me denuncien por violencia de género.

Anuncios

Nevaditos burgaleses

Pues es lo que pasa cuando nieva… Que los de Burgos nos quedamos incomunicados. Un clásico de cada año, al nivel del Madrid – Barça o de las Burbujas de Freixenet. Ningun monumento sin su gamberrada, ningún burgalés sin su tonelada de nieve. Los lemas de mi ciudad. Menos mal que emigro en breve (¡noticia, noticia!). 

Porque oficialmente hoy es Invierno, aunque hace dos días -literalmente- se vio alguna foca monje tostándose al sol en las playas levantinas. Porque este Ayuntamiento no ha echado sal hasta que el desastre era inminente. Porque a golpe de paladas, evitamos tu arterioesclerosis. Porque tú lo vales. Queremos joderte. A base de bien.

Fuimos un día un Imperio

quien-es-cristobal-colon.jpg

A tenor de los últimos descubrimientos históricos, parece ser que Cristóbal Colón, el Christopher Columbus de los yankees, tan sólo fue un copión, un plagiador de ideas. Así lo avalan algunos historiadores-científicos, que aseguran que sus revolucionarias ideas no son sino meros redescubrimientos de lo que sabios pueblos como el vikingo, el fenicio o el turco habían hallado allende el Atlántico. Las hipótesis incluyen argumentos de lo más variado: un semidios blanco y proto-caucásico, presente en numerosas tradiciones orales de los nativos americanos; un mapa realizado por un turco donde se detalla la costa atlántica americana; la llegada de canoas con cherokees a las islas inglesas (¿inmigración ilegal?), y los más que probables desembarcos e incursiones vikingas en las actuales Groenlandia y Alaska, por citar algunas. 

Hasta que se esclarezca la verdad, lo único que podemos decir del pretendidamente genovés, y seguramente catalán, es que tenía más pelotas que Manolete. ¿Se arriesgaría usted a hacer un viaje a una tierra desconocida por completo, y de la que además no sabe a ciencia cierta a qué distancia se encuentra?. Una vez que se haya decidido, convenza a 200 o 300 rudos machos ibéricos (mujeres no, que traen mal fario) para cometer la misma locura que usted y móntelos en un barco, déles comida y agua y procure que no le pongan en remojo merced a cualquiera de los motines que caracterizan a tan agradable y refinada compañía. 

Por mucho que te quieran equiparar a Ana Rosa Quintana, estos historiadores, cómodamente apoltronados en su despacho con máquina de café, Internet y secretaria maciza incorporados, nunca sabrán realmente lo que es el valor. Llegar al Caribe es la mayor experiencia del hombre narrada al público en general, mucho mayor que llegar a la Luna. Al fin y al cabo, en la Luna sabían lo que iban a encontrarse más o menos… 

Un brindis por ti, labrador del Imperio Español. Y que se joda Américo Vespucio.

No mires quien baila

flor070506.jpg2007010252luis-alfonso3.jpg

Después de ver a la nietísima por la Uno hacer el ridículo semana sí, semana también, uno no puede menos que preguntarse por qué ciertas personas son altamente proclives al ridículo. Menos mal que ya la han eliminado (creo).

 Salir en la tele con menos 3 en 1 en las venas que Robocop no es cosa baladí. Más aún si pretendes conservar la cabeza alta y desenvolverte con inimitable y españolísimo gracejo en los diálogos que siguen al show: una mezcla de maternalismo, inculcado desde su más tierna infancia, e ingenuidad, que queda así como muy espontáneo. Guiños a Poti, sonrisitas para la cámara, semblante ensimismado… no dejas de sorprenderme, Carmencita.

Entre eso y tu reciente boda con el cántabro prognato que más recuerda a Bustamante pero en gordo, has saturado las pantallas de los programas del corazón. Tu afición por el género masculino fresquito – al verte en la tele, mi padre siempre comenta lo mucho que te gusta lo duro – es cretinamente repudiada por tu querido hijo que, primero, ve mancillada la memoria paterna, y segundo, pierde toda credibilidad como hipotético monarca francés y hombre de negocios (sic). Como cantaba el peor actor de España, la vida al revés. Una familia monoparental formada por un hijo maleducado convertido en busto griego, expresión del hieratismo más rancio,  y una madre descocada de tele en tele y de fiesta en fiesta cual quinceañera en celo.

 Yo también me avergonzaría de ti. Estamos contigo, Duque de Anjou.

Buen rollito y “porrección colítica”

031n1mun-2_mini.jpgjose_luis_rodriguez_zapatero.jpg

Puesto que la propia imbecilidad de los españoles/as y el título del post me permiten hacerlo, voy a ejercer mi libertad de expresión y saltarme a la torera un pergeño lingüístico, socio-político y periodístico que me pone del hígado: “políticamente correcto”. Porque sí, porque me sale del rafe escrotal y porque además va en contra del sentido de la propia expresión.

 Por ejemplo: ¿creen ustedes que es políticamente correcto aburrirnos con la vida de los dos ecuatorianos muertos (DEP) en el atentado etarra de Madrid? Yo creo que es correcto, sin más. Correcto en todos los sentidos, ético, moral, político y los adjetivos que le puedan poner. Ahora bien, me cabe una duda más que razonable: ¿creen ustedes que nos iban a dar la misma guerra en los telediarios si los fallecidos fuesen oriundos de Cuenca, por ejemplo? Pues no. ¿Creen ustedes que iba a aparecer la Asociación-de-conquenses-que-trabajan-en-Madrid en la tele? Pues no. Porque los conquenses no representan una masa de votantes crítica para ningún partido. Pero lo de los ecuatorianos queda políticamente correcto. Y le añade buen rollito al asunto, asienta la alianza de civilizaciones y le hace un guiño a los gobiernos sudamericanos afines al español. Por parte de la oposición, vemos el mismo empeño electoralista: AVT, después una asociación de sudamericanos afín al PP… Joder, ¿pero qué coño es esto? ¿Es que no somos iguales? Pero no, es más cool y con más talante hacerlo por los inmigrantes, que son 4 millones, consumen mucho y lo más importante, pueden cambiar el curso de algunas elecciones.

Basta con formar parte de una minoría (ya no tanto en algunos casos), tener paciencia y salir las suficientes veces en la tele. Al final te lo darán. Pide por esa boca. Como es políticamente correcto y queda de puta madre de cara a la galería y al qué dirán, ten por seguro que al final cae. Si no es en 2007,  será en 2008. Y si no te hacen caso, encadénate, haz una huelga de hambre, inunda de quejas alguna Administración, llámales racistas o retrógrados o fachas o nazis… No te preocupes, que algo caerá. El qué dirán funciona en este país, lo cual es una evidencia de la ausencia de ideales auténticos y de verdadera degradación ético-moral. Según el día, el clima, la hora, lo que hayan comido… el mismo político te dirá bonitos ojos tienes morena o a-mi-no-me-cuentes-que-eso-queda-mal.

 Y todo esto ante la pasividad de unos ciudadanos, votantes para más señas, absolutamente pasivos. Así nos va. Cada pueblo tiene los gobernantes que se merece. Porque tú lo vales.

Almogavers (I)

almogavers.jpg

Lo habrás visto escrito así, o como almogávares, o almogavars, o de 20 formas según el escritor, historiador o periodista, porque cada uno cuenta la historia según le va. El caso es que llevo un par de meses interesado por las vivencias de estos temibles y semidesconocidos soldaditos catalano-aragoneses. Fíjense si son semidesconocidos para los no catalano-aragoneses que un librero de Barcelona me preguntó para qué quería yo eso cuando le pregunté por un libro en castellano vulgo sobre tan aguerridos personajes. Que digo yo que también tengo derecho a leer sobre ellos sin ser catalano-parlante. Salvando estas pequeñas diferencias idiomáticas (y bueno, que el reseñado librero me respondió en perfecto catalán cuando yo le había preguntado en mi vulgar castellano), al final localicé un par de buenos libros inteligibles sobre el tema. Incluso una pinícula de esas en plan superproducción (Tirante el Blanco) donde luchan con suma valentía. Y este es mi resumen sobre la mejor infantería que pisó Europa y el Mediterráneo durante gran parte de los siglos XIII y XIV.  Inicialmente empleados en las disputas entre aragoneses y francos por la isla de Sicilia y en los tejemanejes de los reyes aragoneses contra sus homónimos europeos, acaban siendo capitaneados por un antiguo monje templario, Roger de Flor. Éste es enviado con toda la hueste en auxilio del emperador bizantino Andrónico en virtud de los tratados acordados entre Cataluña y Bizancio. El emperador quería evitar a toda costa la llegada al trono de Carlos de Anjou, que reclamaba unos supuestos derechos sucesorios sobre el Imperio Romano de Oriente y quería aprovechar la debilidad del Imperio por las continuas invasiones del Gran Turco. Los catalanes, dada su enemistad con el tal Carlos por un quítame allá esas pajas en Sicilia, Nápoles y la actual Francia, apoyan incondicionalmente a Andrónico. Así que deciden enviarle a la llamada Gran Compañía Catalana, compuesta por los hombrecillos que llevan el título de este post.

Tras una entrada triunfal, llena de vítores y jolgorio, los almogavers se instalan en Constantinopla. Os podéis imaginar el panorama: 5000 tíos que lo único que saben hacer es pelear (y muy bien) y beber (aún mejor) en una ciudad donde las costumbres de la Grecia Clásica aún se estilan y los hombres se la sujetan con papel de fumar cuando mean de puro finolis. Incluso hubo una bronca con genoveses, gente de poco fiar, dentro de los muros de la propia ciudad. Unos angelicos los catalano-aragoneses estos. 

En fin, que el emperador, no sin antes nombrar César del Imperio a Roger de Flor y desposarle con una princesa búlgara, decide que ya está bien de aguantar a los demonios estos y los envía a hacer su trabajo, porque para eso han venido. Andrónico envía, junto a los catalanes, algunos soldados griegos y caballería alana. Hay que echar a los turcos y ponerles mirando a la Meca antes de darles una patada en su mahometano trasero. La zona elegida es la península de Artaki (sede de los argonautas del famoso relato Jasón y los argonautas). Bueno, aquello fue veni, vidi y vici que diría Julio César. Tras localizar el campamento de los infieles, organizan un ataque sorpresa. Con unas pocas bajas, pasan a cuchillo a 4000 turcos entre infantería y caballería.